Estrenan herramienta para identifican riesgos de corrupción en programas sociales

viernes, 12 de agosto de 2022

Por: RAFAEL MONTES

Un proyecto conjunto entre organizaciones de la sociedad civil y la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional Anticorrupción (SESNA) identificó los riesgos de corrupción de ocho programas sociales en tres entidades federativas.

El proyecto “Corrupción y covid-19: Vigilar las Acciones del Gobierno Frente a la Crisis de la covid-19” analizó los programas sociales Jalisco Incluyente, Apoyo Económico para las Hijas e Hijos de Mujeres Víctimas de Feminicidio, Asociaciones por la Igualdad y Reactiva, del gobierno de Jalisco; Salario Rosa por la Educación, Salario Rosa por la Vulnerabilidad y Salario Rosa por el Trabajo, del gobierno del Estado de México, y el programa Hambre Cero, de Quintana Roo. Esos programas sociales se entregaron durante la pandemia con la intención para reducir las vulnerabilidades de la población.

En el proyecto participaron integrantes de organizaciones, pero también estudiantes del Tecnológico de Monterrey, que aprendieron a usar la Metodología de la HIRPROL 2.0, desarrollada por Ethos y Gesoc AC. Los resultados del proyecto arrojaron que los ocho programas tienen riesgos de corrupción. Pero destaca que Salario Rosa por la Educación, del gobierno del Estado de México, es el que tiene más riesgos por la falta de transparencia en seis indicadores: presupuesto, operación, padrón, participación ciudadana, fiscalización y evaluación.

Sin embargo, ninguno se salvó: en materia de transparencia en el presupuesto, los mejor calificados fueron los de Jalisco  Incluyente y Apoyo a hijos de víctimas de feminicidio, pues su riesgo sólo es del 40 por ciento; en la operación, el de apoyo a hijas de víctimas de feminicidio es el mejor, pues el riesgo solo es de 33.22 por ciento; en transparencia del padrón, el mejor evaluado fue Jalisco Incluyente; en participación ciudadana, Asociaciones por la Igualdad es el mejor calificado porque sólo hay riesgo en el 22.83 por ciento.

En fiscalización, los del Estado de México sólo tienen riesgo en 33.33 por ciento de sus variables, y en evaluación de los resultados, los tres de Jalisco, excepto Reactiva, son los que tienen cero por ciento de riesgos de corrupción.

El estudio fue desarrollado gracias al auspicio del Fondo Conjunto México-Alemania de la Cooperación Alemana al Desarrollo (GIZ) en México y la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID).

Tuvo como objetivo fortalecer las capacidades técnicas de organizaciones, colectivos y/o redes ciudadanas en tres entidades federativas, en su lucha contra el fenómeno de la corrupción. A partir de los resultados, se generaron recomendaciones para su mitigación.

Al presentar los resultados, Roberto Moreno, secretario Técnico de la SESNA, destacó que la herramienta, además de fortalecer las capacidades de la sociedad civil y la ciudadanía para demandar la transparencia y eficiencia en la formulación e implementación de programas sociales, también tiene el potencial de contribuir a que los entes públicos locales puedan gestionar de manera más eficiente los procesos de planeación, implementación, monitoreo, evaluación y seguimiento de los programas sociales que llevan a cabo.

Por su parte, Vania Pérez, integrante del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción, aseguró que el ejercicio presentado representa un avance en la transparencia y la rendición de cuentas, como herramienta indiscutible para el combate a la corrupción.