Importante escuchar las voces de la ciudadanía en la implementación de las políticas anticorrupción

martes, 1 de febrero de 2022

Por: Ethos

Al participar en el Encuentro Nacional de Comités de Participación Ciudadana 2022,en el panel «Retos del programa de la implementación de la Política Nacional Anticorrupción» la directora de Ethos, Liliana Alvarado comentó que en un momento en el que la participación de la ciudadanía y de las organizaciones de la sociedad civil (OSC) pudiera estar en juego, es deseable que la participación ciudadana se dé en todas las fases de la política pública: desde el diseño, durante la implementación y también en las etapas de monitoreo y evaluación, y lo mismo debe ocurrir tanto en la Política Nacional Anticorrupción, tanto como en las estatales.

Precisó que en la etapa de diseño, «se deben escuchar las voces de los ciudadanos sobre qué se necesita fortalecer en materia de prevención, investigación y de sanción de la corrupción». Escuchar a la sociedad civil, dijo, podría permitir que su perspectiva se traduzca en algunas de las prioridades de las políticas estatales anticorrupción (PEA), y aunque 20 estados ya las aprobaron, los 12 que aún están en proceso tienen la oportunidad de incorporar esta participación ciudadana.

También compartió que la política anticorrupción se aterrizó en un programa de implementación que permitirá saber qué líneas de acción deben desarrollarse para ir concretando los resultados. Este ya fue aprobado por el Comité Coordinador, y en su elaboración, la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional Anticorrupción (SESNA) convocó el año pasado a mesas de trabajo en las que participaron varias OSC, entre ellas Ethos. Se espera, dijo, que de la misma forma se les incluya en los programas de implementación estatales.

Y sobre la ejecución de las PEA, expresó que si bien esta corresponde a instancias gubernamentales, el trabajo de las OSC puede facilitar la tarea, y este puede darse de tres formas: a través del fortalecimiento de las capacidades de los actores anticorrupción; generando información sobre las prácticas más comunes de corrupción y movilizando a otras organizaciones de la sociedad civil y a los ciudadanos a través de la difusión de información anticorrupción.

Respecto a la participación desde sociedad civil en el monitoreo y evaluación de los programas de implementación, se refirió al Modelo de Evaluación y Seguimiento de la Anticorrupción (MESAI), que está elaborando la SESNA. «Las OSC podemos hacer uso de los instrumentos de medición de desempeño como este para monitorear constantemente esos resultados e informar a la ciudadanía en un lenguaje sencillo qué se está logrando y mostrar los avances en materia anticorrupción».

Finalmente, expresó que es preocupante que la ciudadanía se desanime de los resultados que ha dado el SNA, y sobre todo el hecho de que aun cuando el sistema está en construcción, ya se está hablando de cambios importantes de diseño e incluso un posible relanzamiento y la idea de repensar en el sistema. «Me parece que por parte de la ciudadanía y las OSC tenemos la tarea de trabajar doble para que no haya desinterés ciudadano y pese a la lentitud con la que a veces se percibe que ha venido caminando el sistema, podamos mostrar sus bondades y virtudes.

En este panel también participaron Fernanda Barrera, coordinadora de proyectos de Whistleblowers México A.C., Jorge Alatorre, integrante del CPC Nacional, y  Rafael Ruiz, director general de Vinculación del Sistema Nacional Anticorrupción y Fiscalización de la Secretaría de la Función Pública.

Para ver nuevamente los «Retos del programa de la Implementación de la Política Nacional Anticorrupción», da clic aquí.