El andamiaje anticorrupción del Estado de México está en pañales

12929

Foto: Cdmx Press

Por: Cdmx Press

Por Alejandro Melgoza Rocha / Ethos Especiales

Toluca, Estado de México.– El agente mexiquense David Ramírez no siente remordimiento alguno cuando le achaca un delito a una persona inocente y, menos aún, si se trata de un funcionario que presuntamente comete un acto criminal o un supuesto delincuente, pues dice que no tienen derechos. Por ejemplo, explica que, si detecta a algún sicario “calentando un punto”, es decir, cometiendo ejecuciones en un área por el control de la venta de droga, primero hace un trabajo de reconocimiento en terreno e infiltración y luego ya planea la detención.

Desde una oficina localizada en Ecatepec, Estado de México, el policía solicita el anonimato para poder contar su caso. Él relata que cuando no hallan evidencias para inculparlos, entonces les “cuadran” una carpeta de investigación para lograr “cuota” en la estadística de casos resueltos. Es decir, buscan algún asunto no resuelto que pueda embonar en el perfil de esa persona, desde los aspectos físicos, el área de operación o algún otro detalle. También dice que recurre a la tortura, aunque aclara que ya no es tan frecuente desde que se implementó el Nuevo Sistema Penal Acusatorio.

Lee la nota completa aquí

CONTENIDO RELACIONADO