El costo de oportunidad de los pasaportes empolvados

14046

El costo de oportunidad de los pasaportes empolvados

Por: Arturo Franco para Animal Político

Un concepto básico para los economistas es el costo oportunidad. Quizá, este sea uno de los más utilizados, solo después de la oferta y la demanda. En términos generales, se refiere al valor de aquello que se está dejando de hacer para hacer algo más; por ejemplo, en medio de la pandemia, el costo de oportunidad de mantener la salud pública equivale a renunciar al crecimiento y estabilidad económica.

El tema resulta apropiado para explicar lo que está ocurriendo en el sector turístico a más un año de haberse detectado el primer caso de COVID-19 en el país. De acuerdo con las Encuestas de Viajeros Internacionales 2021, el número de turistas internacionales que llegó a México se redujo de 3.8 a 1.6 millones de personas y se presentó una disminución en el gasto per cápita de 575 a 449 dólares. El resultado de esta combinación fue un decremento de 67.2% en las divisas generadas por los turistas. Este es, precisamente, el costo de oportunidad de cuidar la salud.

Aunque la disminución en el número de turistas ha contribuido a no aumentar, aún más, el nivel de contagios y decesos provocado por esta enfermedad, esto no significa que el sector deba convertirse en moneda de cambio. No debe olvidarse que de por medio se encuentran 3.7 millones de personas que dependen económicamente de los servicios de alojamiento temporal y preparación de alimentos y bebidas, de las cuales, el 60% son mujeres.

A pesar de esta situación, las autoridades federales no han mostrado interés por aminorar el impacto de la pandemia en el sector turístico. Esto es evidente al analizar el presupuesto de la Secretaría de Turismo de 2021, pues aun cuando fue discutido en medio de la pandemia, no se incluyó una partida especial para apoyar a las 3.7 millones de personas que dependen de él. Por el contrario, sí se contempló el gasto para la promoción del turismo, lo cual carece de sentido, pues estamos en una temporada en la que las restricciones a la movilidad son globales. En consecuencia, el impacto de ese gasto es limitado.

Lee la columna completa aquí.

CONTENIDO RELACIONADO