Gobernanza y planeación: claves para la gestión sostenible del agua en México

16238

Gobernanza y planeación: claves para la gestión sostenible del agua en México

Por Sebastián Guzmán y Pamela Monroy para Animal Político

Durante el último siglo, el uso del agua a nivel mundial ha aumentado en más del doble de la tasa de crecimiento poblacional. Esta situación ha comenzado a surtir efectos en la disponibilidad de los recursos hídricos que, sumado a otros dilemas como el cambio climático, ha agravado significativamente sus afectaciones.

Actualmente, un tercio de los países en el mundo tienen algún nivel de estrés hídrico, por lo que las medidas para su efectiva gestión se vuelven cada vez más necesarias para garantizar su sostenibilidad a largo plazo.

En México, el panorama tampoco es alentador: solamente el 78% de la población cuenta con disponibilidad de agua potable diariamente, mientras que el promedio de eficiencia operativa de los Organismos Operadores de Agua (OOA) es menor al 75% y sólo se cobra uno de cada tres litros de agua suministrados.

Estas cifras se encuentran vinculadas principalmente a debilidades en la planeación, pero también debido a la ausencia de estrategias de gobernanza. La carencia de parámetros regulatorios, que permitan evaluar este elemento en los OOA, afecta de manera directa sus condiciones operativas y, por ende, su desempeño integral.

Aunque existen diversas causas que afectan el desempeño de los OOA, es fundamental que en México se fortalezca el marco jurídico vigente, con el fin de regular a los OOA en diversas áreas, como la transparencia y la rendición de cuentas, por ejemplo. Además, se requiere para establecer las disposiciones que obliguen a los OOA a desarrollar instrumentos de planeación alineados con planes locales y nacionales de desarrollo, así como a otros mecanismos tales como los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
En este sentido, a nivel nacional existen 3,806 entidades prestadoras del servicio de agua y saneamiento, con una variedad de modelos de gestión; que van desde la competencia municipal e intermunicipal, de rectoría estatal, hasta los de operación privada. Esta diversidad de modelos tiene su justificación en los vacíos legales presentes en la Ley de Aguas Nacionales.

Una muestra de ello son las disposiciones de la propia Ley, ya que la ausencia de una regulación específica hacia los OOA cede dicha tarea a los estados y municipios. El problema es que muchos de ellos no cuentan con un marco jurídico sólido ni con la capacidad presupuestal para realizar la gestión y operación del agua de manera eficiente.

Ante estas problemáticas, la gobernanza se convierte en uno de los elementos de mayor relevancia para el desarrollo sostenible de los recursos hídricos en México. A pesar de que no existe un modelo de gestión infalible, sí hay casos de éxito a nivel nacional, en los que su punto en común es la adecuada vinculación entre entidades del sector público, privado y de la sociedad civil.

Tal es el caso del estado de Chihuahua, ya que su modelo de gestión estatal coordina de forma directa los 49 OOA municipales, denominados Juntas Municipales de Agua y Saneamiento (JMAS) y Rurales (JRAS). Éste es el único modelo de gestión en el país que distingue entre el medio urbano y rural y que establece elementos de apoyo específicos para cada tipo de localidad. Además, cuenta con el Plan Estatal Hídrico 2040, desarrollado con el apoyo del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA), que perfila las estrategias para el desarrollo del sector a través de objetivos definidos a partir de su Plan Estatal de Desarrollo.

Este modelo de gobernanza y la estructura de los instrumentos de planeación que lo rigen, han beneficiado a la gestión integral del servicio de agua y saneamiento en Chihuahua, lo que se refleja con altos índices de eficiencia operativa y comercial y que posiciona a los OOA de la entidad por encima de otros a nivel nacional. Este ejemplo demuestra que la vinculación entre instrumentos de desarrollo y actores multinivel crea una estructura más sólida para la toma de decisiones, lo que deriva en mejores condiciones para la gestión de este servicio público.

Es fundamental proporcionar a los OOA las herramientas de vinculación institucional y de planeación integral a nivel social, económico y ambiental, que les permitan mejorar sus modelos de gestión y gobernanza a futuro. Además, la conformación de estrategias de planeación integral, combinadas con otras en materia de transparencia y rendición de cuentas, son la base para la construcción de un propósito en común: garantizar la gestión sostenible del agua en México.

CONTENIDO RELACIONADO