Hacia la normalización de la lactancia materna

11943

EthosNoticias y Eventos

Hacia la normalización de la lactancia materna

Por: Ethos Laboratorio de Políticas Públicas

La lactancia materna es una práctica que otorga grandes beneficios para la salud física y emocional de los bebés y las madres, además de apoyar a la economía familiar y garantizar un futuro sostenible mitigando los efectos negativos del cambio climático.  

Sin embargo, las mujeres en México enfrentan barreras sociales y estructurales para ejercerla. Bajo este enfoque, Ethos y la Coalición Contrapeso organizaron el webinario «Alimentando el futuro: Promoción y protección de la lactancia materna» en el que especialistas analizaron las causas de las problemáticas y realizaron propuestas en torno a esta práctica.

En el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, Ana Paula Sandoval, asesora de dirección en Ethos, abrió la conversación al plantear la importancia de esta práctica “para asegurar la salud y la supervivencia de los niños y niñas, y aún más, para que quienes amamantan sean respetadas y apoyadas”, mencionó. 

“La lactancia materna es una decisión que como sociedad tenemos que respetar”, enfatizó Ana Larrañaga de Contrapeso y co-organizadora del panel. Recomendó que debe proveerse de un entorno de apoyo para que las madres puedan decidir de manera informada si amantar o no, sin estigmatizarlas por ello.  

En México el 52% de las madres trabajadoras lo hacen en el sector informal. La Dra. Mireya Vilar Compte, Investigadora del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo con Equidad (EQUIDE) de la Universidad Iberoamericana, explicó las mujeres en esta situación que tienen un bebé lo hacen en condiciones de inseguridad en el ingreso que perciben y por tanto “tienen menos probabilidades de cumplir con una lactancia materna óptima”. 

“Es preocupante particularmente en México porque las tendencias de abandono de la lactancia materna han sido a lo largo de las últimas décadas más pronunciadas en los estratos sociales de menos ingresos económicos”. Para Vilar Compte, se trata de un problema de política pública de gran magnitud que afecta la salud, la nutrición y el desarrollo social además de tener implicaciones de distribución y equidad que conlleva pérdidas económicas para las familias. 

Para atenderlo la Dra. Vilar propone una “acción sustantiva orientada a los primeros mil días de vida de poblaciones que padecen inequidad y vulnerabilidad”, la cual consistiría en apoyos económicos por maternidad. Este programa para las madres trabajadores del sector informal equivaldría a un salario mínimo por 12 semanas que costaría para el Estado alrededor de 8 mil pesos por mujer incluyendo los costos administrativos.  

Por su parte Rafael Pérez-Escamilla de la Universidad de Yale ahondó sobre las políticas clave que deben adoptarse para apoyar a la lactancia materna en México a partir de la Iniciativa Hospital Amigo del Niño y la Niña encabezada por la UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (OMS).  

Entre las recomendaciones más importantes destacó el compromiso de los hospitales para prohibir que representantes de las compañías de fórmula comercialicen sus productos de forma directa o a través de los profesionales de la salud quienes en ocasiones lo hacen a cambio de recibir pagos de conferencias o congresos.  

Asimismo Pérez-Escamilla destacó la importancia de capacitar a los profesionales de la salud para que apoyen y acompañen a las madres con el inicio de la lactancia materna a través de la empatía y el apoyo psicoemocional. “Es fundamental que el contacto piel a piel en la primera hora después del parto se haga de forma adecuada”, comentó. 

“México va a requerir invertir más esfuerzo y recursos en tener un sistema nacional muy bien coordinado que esté suficientemente descentralizado para que los hospitales a nivel estatal y centros de salud a nivel municipal puedan recibir información y recursos de manera oportuna”, señaló. 

Respecto a las compañías de fórmula, Ana Larrañaga consideró que han hecho una “promoción incesante engañosa y agresiva de sucedáneos de la lecha materna que amenaza con desplazar a la lactancia materna y vulnera los derechos de los bebés y de sus madres. 

A pesar de que México firmó hace 39 años el Código Internacional de Comercialización de los Sucedáneos de la Leche Materna, existen violaciones a este acuerdo en el país. Julieta Ponce, directora de COA Nutrición mencionó algunos como los regalos que reciben pediatras y médicos para promocionar las fórmulas como prescripción; la propaganda en los centros de salud; y el etiquetado de fórmulas infantiles promoviendo que los bebés tendrán ciertos atributos físicos o intelectuales al consumirlas.  

“Necesitamos tres aspectos esenciales para que se haga justicia al respecto”, mencionó Ponce: una ruta de exigibilidad para conocer dónde obtener información y quién se hará responsable de las quejas; una ruta de justiciabilidad para dar seguimiento; y una definición de quienes serán las autoridades responsables de vigilar y sancionar cualquier violación al código. 

El rechazo y desinterés social es otro reto a resolver. “La lactancia ha sido totalmente invisibilizada por la sociedad en las últimas décadas”, aseguró Chantal Escartin, activista y directora en Movimiento Normalizando la Lactancia en México. quien considera que existen múltiples estigmas sociales sobre esta práctica. 

“Nos toca a las mujeres que estamos lactando a impulsar acciones sociales para renormalizar la lactancia porque nos está fallando el sistema y la sociedad no sólo a nosotras como madres, sino también a nuestras hijas y nuestros hijos”, expresó. 

Ante ello la activista propone que las madres y padres estén informados, la educación perinatal y la urgente capacitación de los profesionales de la salud.  

EL FUTURO DE LA LACTANCIA MATERNA 

Para la Dra. Mireya Vilar el futuro de la lactancia materna debe incluir su normalización, un sistema de salud adecuado que brinde apoyo a las madres y contextos comunitarios que les brinden información veraz. También destacó la importancia de realizar acciones coordinadas entre gobierno y sociedad. “El gobierno tiene un rol fundamental para hacer política pública en este tema que no lo podemos suplir los investigadores ni las organizaciones sociales, podemos apoyar pero es su papel”, opinó.

En ese sentido, el Dr. Pérez-Escamilla consideró que “México necesita una declaración desde el nivel más alto del gobierno hasta una fuerte presión de la sociedad civil informando a las compañías de fórmulas infantiles que la salud de las niñas, los niños , las madres y sus familias no están en venta”. Añadió que se trata de un principio fundamental de derechos humanos por lo que es fundamental sancionar a quienes incumplan con el código. 

Finalmente, Julitea Ponce planteó que “reconocer el derecho humano a la lactancia materna como un derecho binomial nos permitiría visibilizar a las poblaciones vulneradas que han sido históricamente dejadas a vivir una desigualdad social”. Bajo este enfoque de derechos consideró que así sería posible ayudar a disminuir la desigualdad, combatir la pobreza y proteger la participación colectiva. 

El webinario completo «Alimentando el futuro: Promoción y protección de la lactancia materna» está disponible en YouTube.

La serie de webinarios «El futuro de la comida» continuará cada viernes a las 10 de la mañana, para conversar sobre los retos de los sistemas alimentarios con especialistas de México y América Latina.

CONTENIDO RELACIONADO