La Línea 12 y nuestros derechos a la ciudad

13951

La Línea 12 y nuestros derechos a la ciudad

Por: Emiliano Montes de Oca y Sofía González para Animal Político

Foto: AP Photo.

El pasado 3 de mayo, la Ciudad de México sufrió una de sus más grandes tragedias desde el temblor de 2017. Veintiséis personas murieron y 80 resultaron heridas por el derrumbe del puente que sostenía la línea 12 del metro en la estación Olivos. Este hecho nos hace cuestionarnos sobre si se trata de un simple accidente o es el producto de la corrupción y negligencia de nuestras autoridades. En efecto, ya se habían reportado las fallas en la línea desde 2012, de nuevo después del temblor en 2017 y solo hace un año en 2020. Pero ¿de qué nos habla la deliberada decisión de ignorar las advertencias de los ciudadanos?, ¿qué nos muestra la falta de mantenimiento a la infraestructura?, ¿qué nos dice la propia infraestructura de la Línea 12 de nuestros gobernantes?

De acuerdo a Larkin, podemos entender la infraestructura como una mezcla de racionalidad política, técnicas administrativas y sistemas materiales que pueden informarnos sobre las prácticas gubernamentales y la forma en que otorgan derechos de movilidad a sus ciudadanos. Es así como el espacio público se convierte en un escenario donde se negocian dichos derechos a través de las interacciones cotidianas dentro del espacio físico, permitiendo la visibilidad de diversos grupos sociales a nivel individual y colectivo. En otras palabras, el estudio de los “derechos a la ciudad” y su enfoque en la “vida cotidiana”, nos habla de cómo se negocian los derechos dentro de los espacios y su potencial político. Acciones cotidianas, como tomar el metro, pueden reforzar estos derechos a nivel individual y colectivo.

De acuerdo al Laboratorio de Espacio Público en México,4 de los 130 millones de viajes que se hacen diariamente en México, el 80% se realizan en transporte público. Sin embargo, el presupuesto ejercido en los últimos años no ha ido dirigido a la modalidad más utilizada, pues las obras públicas han seguido privilegiando al transporte privado. Esto se puede ver en la creación y mantenimiento de carreteras, puentes automovilísticos, pavimentaciones, desniveles, entre otros.

Lee la columna completa aquí.

CONTENIDO RELACIONADO