Piden revisar las deducciones

3824

8 de agosto, 2016 | Por: Paulo Cantillo

Expertos cuestionan las bondades de este mecanismo para el grueso de la población.

[apss_share]

Ante el hecho de que ocho de cada 10 pesos del beneficio que otorga la Secretaría de Hacienda en deducciones del Impuesto Sobre la Renta (ISR) a personas físicas recae en el 10% de las familias más ricas del país, analistas proponen revisar esa política de incentivos. De acuerdo con el Presupuesto de Gastos Fiscales 2016, de los 16 mil 423 millones de pesos de exenciones que dará el gobierno este año a las personas por concepto de donativos, pago de colegiaturas, seguros de gastos médicos mayores, honorarios médicos, intereses en créditos hipotecarios, aportaciones voluntarias para el retiro, entre otros, 12 mil 974 millones de pesos, es decir 79% del total, se otorgará a los hogares ubicados en el décimo decil de ingresos.

La Secretaría de Hacienda explica que esta concentración de los beneficios personales sobre las familias de más alto ingreso obedece a que éstas son las que tienden a gastar más en los rubros que son deducibles de impuestos, y a que sólo las personas con ingresos superiores a 400 mil pesos anuales tienen la obligación de presentar la declaración anual, mientras que la mayoría con ingresos inferiores a esta cifra no la presentan y por ende no obtienen el beneficio fiscal.

GASTOS FISCALES

Liliana Alvarado, directora del área de Desarrollo Económico y Social de Ethos Laboratorio de Políticas Públicas, explicó que no sólo en el tema de las deducciones personales, sino que en la mayoría de los gastos fiscales, se requiere saber de inicio cuál es el objetivo que persigue, en lo que se refiere A PERSONAS FÍSICAS a qué actividad o sector se pretende beneficiar, y a qué grupo está dirigido. “Tenemos un problema de fondo y es que no tenemos estipulado en el Presupuesto de Gastos Fiscales el objetivo original de cada beneficio, lo sabemos de manera intuitiva pero no se dice de manera explícita, lo que nos lleva a que tampoco sabemos cómo evaluarlo. En la deducción del gasto en transporte escolar ¿cómo se mide su éxito, por bajar las emisiones de CO2, o por promover y mejorar la calidad educativa? No lo sabemos”, explicó. La especialista manifestó que el hecho que las deducciones personales sean regresivas (beneficien a los hogares más ricos) no implica necesariamente que el incentivo esté mal diseñado, pero sí invita a que se pueda analizar su funcionamiento para ver si se puede beneficiar a más grupos poblacionales. Para Alvarado, se requiere establecer mecanismos para evaluar el impacto de las deducciones y de los gastos fiscales en la sociedad.

Publicado en: Excelsior
Tema: Finanzas Públicas

[apss_share]

CONTENIDO RELACIONADO