Un mejor futuro alimentario para la infancia

12048

EthosNoticias y Eventos

Un mejor futuro alimentario para la infancia

Por: Ethos Laboratorio de Políticas Públicas

El sobrepeso y la obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más importantes a nivel mundial. A la par, la desnutrición de niños y niñas ocasiona una de cada tres muertes en infantes. Ante este panorama, la generación actual de niñas y niños requiere un cambio urgente en el paradigma alimentario.

Por ello, Ethos y la Coalición Contrapeso organizaron el webinario «Generación Pandemia: El futuro de la alimentación infantil», en el que participaron Laura Montes de Oca, investigadora de la UNAM y autora del libro «Comida chatarra: Entre la gobernanza regulatoria y la simulación»; Mauro Brero, jefe de nutrición de Unicef México; y Otilia Perichart, jefa de Nutrición y Programación del Instituto Nacional de Perinatología.

Ana Larrañaga, de la Coalición Contrapeso y co moderadora del panel, explicó que la creencia social es que las enfermedades crónicas no transmisibles se relacionaban con la vejez; sin embargo, el sobrepeso, la obesidad y las diferentes enfermedades asociadas con la mala alimentación se presentan en México de edades tempranas.

“Basta con observar las cifras de la más reciente Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2018, que nos reporta que más del 35 por ciento de los niños y las niñas entre 5 y 11 años ya tienen algún grado de sobrepeso y obesidad y vemos cómo también esa cifra aumenta y se sostiene durante la adolescencia. También sabemos que la evidencia ha sido muy clara al advertir que las personas que padecen obesidad durante la etapa de la infancia tienen mayor probabilidad de continuar teniendo obesidad durante la edad adulta”.

Laura Montes de Oca, investigadora de la UNAM, dijo que la problemática de la obesidad y sobrepeso infantil, pero también de la desnutrición, es compleja por lo que requiere que autoridades, industria, comerciantes, medios de comunicación y padres de familia se responsabilicen para garantizar la atención a esta pandemia. 

“No es una cuestión de buena voluntad y justamente por eso no funciona la autorregulación en nuestro país (…) Tenemos que cambiar la mentalidad económica con esquemas regulatorios con incentivos y controles y, para que sean efectivos, tenemos que pensar en el bienestar de la humanidad”.

Sobre la forma en la que se alimentan los niños y niñas, Mauro Brero de Unicef México, dijo que el consumo frecuente de comida ultra procesada se muestra en las cifras: 83 por ciento de infantes de entre uno y cuatro años toman bebidas endulzadas, el 64 por ciento dulces, postres y botanas y casi 50 por ciento cereales dulces, lo cual ofrece un amplio mercado para la industria y posibilidades de ganancia muy alta, dejando de lado la responsabilidad ética de estos productos, por lo que más allá de la regulación y tratados, se requiere su aplicación inmediata. 

Fuimos testigos en México durante el sismo del 2017 y también ahora durante la pandemia por COVID-19, que algunas empresas utilizan estos contextos de emergencia para violar el código y enviar ayudas que incluyen comida chatarra y que incluyen sucedáneos de la leche materna”. 

Explicó que se está formando una coalición entre algunos países para presentar una demanda ante la Asamblea General de Naciones Unidas para que se establezca un protocolo opcional a la Convención sobre los Derechos del Niño, sobre las regulaciones del marketing de los productos alimentarios y de las bebidas dirigido a la infancia

Por su parte, Otilia Perichart del Instituto Nacional de Perinatología, habló de los determinantes de una mala alimentación durante la infancia y dijo que el principal es la alta disponibilidad y acceso a alimentos de bajo contenido nutrimental. 

Los primeros mil días de vida son clave para que aumente o disminuya el riesgo de desarrollar este tipo de enfermedades (…) Ese es un período crítico de alta oportunidad para hacer intervenciones. Y el primer ejemplo importante es la lactancia materna exclusiva y la introducción a los alimentos sólidos que puede programar hacia hábitos y preferencias”, explicó. 

EL FUTURO DE LA ALIMENTACIÓN INFANTIL   

Para Laura Montes de Oca, el futuro promisorio de la alimentación en la infancia tiene que venir de un cambio en los ambientes. “No podemos seguir propiciando estos ambientes obesogénicos ni seguir pensando que es normal que los niños consuman azúcares añadidos desde pequeñitos. Es importante que se generen políticas públicas que propicien la producción, el consumo, la comercialización de productos sanos y que se genere esta conciencia en los consumidores”.

Mauro Brero opinó que en México hay una voluntad política y una urgencia de cambio desde la sociedad civil y un sector académico muy comprometido. “Sería importante empezar con un discurso enfocado en la cuádruple carga de la malnutrición: desnutrición, deficiencias en micronutrientes, sobrepeso y obesidad, e impacto ambiental”.

Con respecto a la pandemia de COVID-19 como un oportunidad de cambio en el modelo alimentario de la infancia, Otilia Perichart dijo que “el mensaje principal es regresar a lo básico: alimentos locales, frescos y mínimamente procesados, rescatar elementos de nuestra cocina tradicional que eso también ayuda al planeta. Hablar de calidad en la alimentación va de la mano de sustentabilidad”.  

Finalmente, José Luis Chicoma, director de Ethos y moderador del panel, dijo que “las soluciones no son ideológicas, ni izquierda ni de derecha, son muy técnicas, basadas en evidencia y probadas”, por lo cual se tiene que desincentivar el consumo de esa alimentación malsana, “acompañado con muchísimas otras reformas, desde accesibilidad, asequibilidad y entornos mucho más saludables. Y eso va mucho más allá de una responsabilidad individual. Va mucho más allá de la responsabilidad de los padres. Tiene que ver con la responsabilidad de nuestros gobernantes”.

El webinario completo «Generación Pandemia: El futuro de la alimentación infantil» está disponible en YouTube.

La serie de webinarios «El futuro de la comida» continuará cada viernes a las 10 de la mañana, para conversar sobre los retos de los sistemas alimentarios con especialistas de México y América Latina.

CONTENIDO RELACIONADO