Una ciudad más verde, resiliente y sostenible

11931

EthosNoticias y Eventos

Una ciudad más verde, resiliente y sostenible

Por: Ethos Laboratorio de Políticas Públicas

La urbanización de los territorios aleja cada vez más de la vida rural a las personas que se insertan a la dinámica de la ciudad. Sin embargo, la agricultura urbana y periurbana está resurgiendo con más fuerza para contribuir a la integración de los espacios urbanos a un modelo más sostenible de producción, distribución y consumo de alimentos.

Bajo esta óptica, Ethos convocó a especialistas en la materia a conversar en el webinario «Cosechando en concreto: El futuro de la agricultura urbana». Sobre los motivos para realizar este encuentro virtual, Ana Paula Sandoval, asesora de dirección de Ethos, explicó que el webinario surgió con el objetivo de analizar cómo “la agricultura urbana puede proporcionar alimentos frescos y nutritivos, generar empleo, reciclar los residuos urbanos, crear cinturones verdes y fortalecer la resiliencia de las ciudades frente al cambio climático”. 

En este sexto webinario de la serie «El futuro de la comida», participaron Gabriela Vargas, fundadora y presidenta de Cultiva Ciudad y directora del Huerto Tlatelolco; Ayari Pasquier, subsecretaria de la Coordinación Universitaria para la Sustentabilidad de la UNAM; Lily Foster, directora y cofundadora de Fenix Farms; y Romain Houlmann, oficial de Agroecología de la oficina para América Latina de la FAO.

José Luis Chicoma, director de Ethos y moderador del panel, explicó que la agricultura urbana puede ser una herramienta de transformación e inclusión social y de desarrollo de comunidades, pero enfrenta diversos desafíos. 

Al respecto, Gabriela Vargas inició la plática diciendo que el que las personas que habitan en una ciudad cultiven parte de sus alimentos es uno de los actos más significativos que llevan a la transformación, porque se resignifica la relación de las personas con los alimentos que consumen

“La agricultura urbana, es una herramienta de educación alimentaria. Ahorita está muy clara la vulnerabilidad en la que estamos y eso tiene muchísimo que ver con lo que estamos metiendo a nuestro cuerpo como alimento. Entonces, debemos fomentar la agricultura urbana, no solamente como una herramienta productiva que regenera el espacio urbano (…) sino como la posibilidad de acercarnos y ser participantes activos en nuestra alimentación e ir generando una sociedad más saludable en muchos sentidos”. 

Para Ayari Pasquier, también es momento de voltear a ver a los agricultores que trabajan en las zonas periurbanas, que suelen vivir en condiciones de marginación.

Dijo que este tipo de agricultura ha enfrentado grandes retos por la presión que ejerce el crecimiento urbano, por lo que resaltó tres aspectos para extender su presencia territorial: “primero, fortalecer los esquemas de distribución; segundo, implementar una política alimentaria integral e incluyente; y tercero incluir el tema de salud pública dentro del esquema de los sistemas alimentarios”. 

Con respecto a la agricultura regenerativa, Lili Foster opinó que las crisis siempre vienen acompañadas de oportunidades. Por ello, dijo que es momento de “regenerar los suelos, generar biodiversidad, mejorar el sistema de agua y generar comunidades resilientes (…) con esto vamos a llegar a un sistema que sea productivo y dinámico, que va a poder proveer no solamente en términos de las calorías y las vitaminas, sino revitalizar el tejido social”.

Para Romain Houlmann, a nivel América Latina enfrentamos el reto de los altos costos de las dietas saludables, por lo que la agroecología urbana “permite luchar con estos retos porque proporciona acceso a alimentación de proximidad y de calidad, de alimentación inocua”. Resaltó también la importancia de una acción coordinada entre los productores, los consumidores y las autoridades, de forma de que este diálogo “sea fructífero y proporcione estos espacios de gobernanza participativa entre los distintos actores. Permite también garantizar esta reconexión entre el ser urbano con su medio ambiente a través de la recuperación de baldíos, de espacios verdes y parques agrarios”.

El futuro de la agricultura urbana

“Tenemos que regenerar para tener un futuro”, opinó Gabriela Vargas, quien también hizo hincapié en la generación de políticas públicas “que promuevan una cultura de urbanismo agrario, para crecer como ciudadanos urbanos, participar, estar involucrados y comprometidos con los procesos de producción de alimentos”.

Ayari Pasquier consideró que la agricultura urbana es “una ventana de esperanza a futuro”, debido a todos sus beneficios: sociales, ambientales, alimentarios y de salud. “Necesitamos esquemas que sean justos, pero que no recarguen toda la responsabilidad a que los productores vengan hacia nosotros (…) Necesitamos que se desarrollen políticas alimentarias que sean incluyentes, con un enfoque integral y sistémico; que reconozcan, apoyen y fortalezcan los esfuerzos existentes”. 

Lili Foster ve este como el momento oportuno, ya que tenemos una masa crítica de personas; aunque también dijo que se debe empezar desde el entorno inmediato. “Es más importante hacer algo pequeño con éxito que realmente enfocar energías en algo fuera de nuestro alcance. En ese sentido, empecemos a nivel delegacional generando un parque agrícola de huertos urbanos y centros de distribución”.

Finalmente, Romain Houlmann opinó que estamos en un momento clave de oportunidad para promover la agricultura ecológica urbana, pues que es estratégico generar redes entre las distintas ciudades que han tenido experiencias exitosas y sistematizar las buenas prácticas para generar interés político. “Se pueden beneficiar de esquemas de innovación en las cadenas de suministro, de distribución, de compartir insumos y puede ser beneficioso también vincular esta producción con programas de protección social para que esta producción de agroecología urbana pueda llegar a la mesa también de los más vulnerables y que no sea un bien de lujo”. 

El webinario completo «Cosechando en concreto: El futuro de la agricultura urbana» está disponible en YouTube.

La serie de webinarios «El futuro de la comida» continuará cada viernes a las 10 de la mañana, para conversar sobre los retos de los sistemas alimentarios con especialistas de México y América Latina.

CONTENIDO RELACIONADO